ene 19

Responsabilidad penal de las empresas

Responsabilidad penal de las empresas

Responsabilidad penal de las empresas

Entre muchas de las reformas que se han realizado en el Código Penal, y que se han puesto en marcha el pasado  1 de julio de 2015, cuando entró en vigor la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo, hay que destacar la que supone una mejora técnica en la regulación de la responsabilidad penal de las personas jurídicas, y que ya fue introducida en la la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio.

Debido a este cambio, las empresas pueden ser potenciales autoras de delitos contra la Hacienda Púbica, contra la Seguridad Social, contra los trabajadores, etc…, y en este marco no sólo se encuentran las empresas de grandes dimensiones, sino también las Pymes.

Por ello se hace necesario implantar en todas las empresas del sector, un programa de prevención de delitos, llamado  Corporate Compliance,  que es un conjunto de normas de control y buenas prácticas, con el fin de identificar los riesgos de vulneración de las leyes penales, y de que la empresa pueda eximir o atenuar su posible responsabilidad penal.

La ley LO 1/2015 de 30 marzo, modifica el artículo 31 bis del Código Penal que regula la responsabilidad jurídica de las personas jurídicas. Esta responsabilidad se extiende a los siguientes casos:

a) De los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su beneficio directo o indirecto, por sus representantes legales o por aquellos que actuando individualmente o como integrantes de un órgano de la persona jurídica, están autorizados para tomar decisiones en nombre de la persona jurídica u ostentan facultades de organización y control dentro de la misma.

b) De los delitos cometidos, en el ejercicio de actividades sociales y por cuenta y en beneficio directo o indirecto de las mismas, por quienes, estando sometidos a la autoridad de las personas físicas mencionadas en el párrafo anterior, han podido realizar los hechos por haberse incumplido gravemente por aquéllos los deberes de supervisión, vigilancia y control de su actividad atendidas las concretas circunstancias del caso.”

Estos son algunos de los delitos en los que puede incurrir una empresa:

  • Estafas y fraudes punibles.
  • Insolvencias punibles.
  • Delitos contra la propiedad intelectual, el mercado y los consumidores.
  • Blanqueo de capitales.
  • Delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad social.
  • Delito de construcción, edificación o urbanización ilegal.
  • Delitos contra el medio ambiente.
  • Delitos contra la salud pública: el tráfico de drogas.
  • Delitos relativos a la corrupción.
  • Organización o grupos criminales.
  • Financiación del terrorismo.
  • Financiación de partidos políticos.
  • Conductas racistas, antisemitas y enaltecimiento de conductas genocidas.
  • Tráfico ilegal de órganos.
  • Trata de seres humanos.
  • Delitos relativos a la prostitución y corrupción de menores.:

Con la implantación un programa de prevención de delitos (Corporate Compliance), el Código Penal tiene regulada una serie de exenciones a la responsabilidad penal de la persona jurídica estipuladas en el apartado 2  y 4 del artículo 31 bis. Estas exenciones tendrán efecto como consecuencia de que realmente se hubieran adoptado modelos de organización y gestión que incluyan las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la misma naturaleza, como son:

Creación de un órgano en la empresa que lleve a cabo la supervisión del modelo de prevención implantado con poderes autónomos de iniciativa y de control

Que quien actúe individualmente haya cometido el delito eludiendo fraudulentamente los modelos de organización y de prevención.

No se ha producido una omisión o un ejercicio insuficiente de sus funciones de supervisión, vigilancia y control por parte del órgano.

Para que tenga efectividad la implantación de LOS MODELOS DE ORGANIZACIÓN Y GESTION, a que se refieren el artículo 31 bis del Código Penal, deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Deberán identificar las actividades en cuyo ámbito puedan ser cometidos los delitos que deben ser prevenidos.
  • Establecerán los protocolos o procedimientos que concreten el proceso de formación de la voluntad de la persona jurídica, de adopción de decisiones y de ejecución de las mismas con relación a aquéllos.
  • Dispondrán de modelos de gestión de los recursos financieros adecuados para impedir la comisión de los delitos que deben ser prevenidos.
  • Impondrán la obligación de informar de posibles riesgos e incumplimientos al organismo encargado de vigilar el funcionamiento y observancia del modelo de prevención.
  • Establecerán un sistema disciplinario que sancione adecuadamente el incumplimiento de las medidas que establezca el modelo.
  • Realizarán una verificación periódica del modelo y de su eventual modificación cuando se pongan de manifiesto infracciones relevantes de sus disposiciones, o cuando se produzcan cambios en la organización, en la estructura de control o en la actividad desarrollada que los hagan necesarios.

Debido a la necesidad de que exista una mayor transparencia, y a que se proceda a una buena gestión de las empresas se hace necesario instaurar en las empresas los mecanismos de prevención y control propio del Corporate Compliance, de esta forma a través de FIRMA10, que cuenta con un grupo de letrados expertos en materia penal, podemos asesorar a las empresas en esta materia, para que dichas entidades puedan eludir su responsabilidad penal o atenuar la misma, por actos que se realicen en una empresa sin conocimiento del empresario.

 

Lda. Silvia Martín Ruiz

Firma10Abogados.

 

 

No se ha Comentado aún.

Deje su comentario